EBITDA: significado y cómo calcularlo en los hoteles

Abr 3, 2024 | REVENUE Management para hoteles

EBITDA es un indicador financiero de rentabilidad operativa. Tiene un peso crucial tanto para el propio análisis interno de tu negocio como de cara a los posibles inversores. Esto es así porque hace referencia al beneficio bruto de explotación calculado antes de deducir los gastos financieros. Por tanto, refleja de manera muy precisa el potencial de tu hotel para generar riqueza.

Definición de EBITDA y su significado

Si has logrado una ocupación de habitaciones del 100 % en tu hotel , seguramente este indicador será bueno. De hecho, dice mucho de la salud económica de cualquier negocio. Una definición muy explicativa de qué significa este término son sus siglas en inglés. Estas corresponden a las palabras Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization. Esto es, si las traducimos al español, aluden a los beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización. Por esto, decimos que es un indicador que arroja valores de beneficio en bruto.

Volviendo al ejemplo de la alta ocupación, este indicador muestra tus ganancias más las provisiones y las amortizaciones productivas. Así, dos empresas con el mismo EBITDA pueden no registrar el mismo resultado anual. La razón es que quizá deban afrontar una mayor presión fiscal, amortizaciones o intereses de algún tipo.

Con este indicador, es posible comprobar de un vistazo la solvencia de tu hotel o compararlo con otro de un mismo ámbito geográfico. Igualmente, puede servir para analizar una serie histórica de datos y comprobar la evolución que ha tenido a lo largo de los años.

En lo que respecta a fusiones y adquisiciones, suele usarse para realizar análisis, evaluaciones y valoraciones que ayuden a tomar decisiones.

Cómo se calcula el EBITDA y para qué sirve

Calcular el EBITDA es relativamente sencillo. Se hace a partir del resultado final de explotación de la empresa. No debes añadir los elementos financieros (intereses de la deuda), ni tributarios (impuestos). Tampoco incluyas los cambios de valor del inmovilizado (depreciaciones) ni de recuperación de la inversión.

Así, los pasos para el cálculo son los siguientes:

  • En la cuenta de resultados, toma el Resultado de Explotación o EBIT (Earnings Before Interests, Taxes).
  • Súmale las cantidades destinadas a dotar provisiones.
  • Incorpora las amortizaciones productivas.

Dicho de otra manera, sumas los ingresos operativos (ventas) y restas los gastos operativos (costes de producción, salarios, alquileres, entre otros). Es una operación sencilla que te proporciona una imagen fiel del dinero que entra y del que sale.

De este modo, puedes identificar la rentabilidad operativa de tu hotel y su capacidad para generar efectivo. Eso sí, las cifras reales las obtendrás cuando estudies otros factores, como el impacto de la fiscalidad, la estructura de capital y tus inversiones.

A todo esto hay que sumar algunas salvedades, para conocer aún mejor qué es EBITDA. Por ejemplo, no es equivalente al flujo de caja ni es un indicador de ello. Tampoco tiene en cuenta el endeudamiento. Así, un EBITDA alto puede ser debido a un alto apalancamiento. Esto ocurre cuando esta se endeuda o recurre a financiación externa para sus operaciones o inversiones.

Otro factor determinante es que no es un indicador suficiente para valorar la conveniencia de una inversión. En ese caso, habría que atender a otros muchos, para hacer una valoración global. Entre estos estarían el EBIT, el flujo de efectivo, el análisis de la deuda, el beneficio neto o la estructura de capital.

Cómo influye el EBITDA en el revenue management hotelero

La gestión de los ingresos es un aspecto esencial en la política financiera y contable de cualquier hotel. En este sentido, cuando este indicador es alto, sugiere que el establecimiento está creando suficientes ingresos para cubrir sus costes operativos imprescindibles.

Esto resulta decisivo para el revenue management, ya que permite a los gerentes detectar las áreas de mejora hacia la eficiencia operativa.

Así, se optimiza la adopción de las decisiones estratégicas y se contribuye a maximizar los ingresos. A su vez, puede emplearse para evaluar la posible viabilidad financiera de proyectos de inversión, como reformas, renovaciones o expansiones.

No obstante, cuando lo utilices para el análisis financiero, es importante observar las series históricas, a fin de obtener una visión de conjunto y cronológica. Más allá de esto, es importante conocer a fondo las causas de unos buenos resultados. De hecho, este indicador no distingue entre ingresos recurrentes y no recurrentes. Por tanto, en ocasiones, cuando se producen ingresos únicos con un gran impacto, puede dar una impresión engañosa.

Teniendo todo esto en cuenta, es bueno conocer y manejar el EBITDA para lograr una visión clara del rendimiento financiero de tu hotel. Refleja la capacidad para producir ganancias y riqueza, algo básico en cualquier sector de actividad, pero más aún en el turismo y la hostelería. Una vez lo manejes y lo contrastes con otros indicadores, te resultará más sencillo desarrollar un plan de acción efectivo. Si deseas mejorar el resultado final de explotación de tu establecimiento hotelero, ponte en contacto con nosotros

Beezhotels lo formamos un equipo dinámico e innovador especializado en Revenue Management, marketing online y formación para todo tipo de establecimientos hoteleros y enfocado 100% a optimizar resultados.

Contactar con nostoros

Puedes mandarnos un email a info@beezhotels.com
o bien llamarnos al (+34) 963 285 409

Calle Eduardo Boscá Nº 14, Pº 1, Pª 6.
46023 - Valencia (España).

×