El turismo rural en Mallorca como alternativa al turismo de masas

Introducción

Los últimos meses me dedicaba (entre otras) a una tarea que es bastante importante para mí, ya que de ella depende el resultado de mi carrera. Para acabar el European Bachelor en ITTI (International Tourism and Travel Industry) que hago, tuve que escribir un proyecto de fin de carera. El tema que elegí era (lo pondré en ingles, ya que lo tenía que escribir en inglés) “Sustainable Rural Development in Mallorca – Past, Present and Future”. Ya que me gusta mucho todo el tema de turismo sostenible y turismo rural, decidí escribir un pequeño artículo sobre El turismo rural en Mallorca como alternativa al turismo masivo.

El hotel rural, una opción que hoy en día más y más gente elige para pasar sus vacaciones. En este pequeño artículo, intentaré contestar a varias preguntas: ¿Qué ofrece un hotel rural, para que determinadas personas dejen de ir a un hotel de sol y playa, por ejemplo? ¿Cómo es el turista rural? ¿El turismo rural es más sostenible que el turismo masivo? Intentaré contestar a estas preguntas de la forma más resumida posible, ya que este tema es muy extenso y me puede ocupar decenas de páginas (y en este caso no dispongo de ellas).

Para empezar – ¿Qué es el turismo rural?

Antes de empezar, definiré el turismo rural. Esta tarea no es fácil, ya que el concepto de turismo rural es diferente en cada sitio. Los factores que afectan a la definición son varios: país, región, cultura, idioma, economía, etc. Pero yo escogeré una definición, la  que más me gusta a (esto no quiere decir que es la más correcta). Lo definiremos en dos partes – Actividad y espacio: En términos de actividad el turismo rural es el desarrollo de la actividad turística en un ámbito diferenciado territorialmente (como es el rural). Y en segundo lugar es un turismo definido por el espacio donde se produce la actividad (el medio rural)[1]. Es decir, es turismo genérico (actividad) que tiene lugar en el medio rural (espacio).

El turismo rural crece y como ejemplo de ello voy a poner a las Islas Baleares, ya que ahora mismo vivo en Mallorca. Pero este crecimiento posiblemente es aplicable a cualquier destino turístico. En 2005 el número de los establecimientos situados en zonas rurales de Islas Baleares eran 229, generando una oferta de 3.592 camas. Estos números representan un crecimiento de más de 100% respecto al 2001. Del total de las camas, el 57,2% eran agro turismos, el 27,6% hoteles rurales y el 15,2% turismo de interior. La mayor parte de la oferta de hoteles en el medio rural es para Mallorca (85,3%); la siguen Ibiza y Menorca (con 8% y 6,7% respectivamente). En Formentera no hay establecimientos rurales.[2]

¿Qué turista se aloja en un hotel rural en Mallorca?

Pues, hoy en día el tipo de gente que se va de vacaciones en el medio rural ha cambiado bastante. Mucha gente cree que los turistas que se van a este tipo de hotel son de 45 años para arriba, gente mayor, retirada que busca la tranquilidad. Esto era así hace años pero hoy en día el turismo rural se ha convertido en una especie de turismo de lujo o turismo de referencia, algo que es diferente de los típicos hoteles de turismo de masas. En un hotel rural nos podemos encontrar gente joven, familias jóvenes con o sin hijos, gente que se va a hacer una reunión de negocios, gente mayor, etc. El tipo de turista rural depende mucho de la zona donde se encuentre el hotel, pero en Mallorca en general nos encontramos con clientela de cualquier edad.

En términos de poder adquisitivo de los turistas rurales en Mallorca, podemos decir con certeza que predomina el nivel medio – alto. Esto es debido a varios factores que determinan el precio alto de las vacaciones en el medio rural. Primero de todo, los establecimientos rurales son muy pequeños, pueden variar desde 4 hasta 25 habitaciones. Pero comparándolos con un hotel de playa de 500 o 600 plazas, podemos clasificar el hotel rural como muy pequeño. Por eso el precio del servicio es más alto. Además, la mayoría de las veces, los hoteles rurales están ubicados en edificios muy antiguos, que se han convertido a hotel, por lo que llegan a tener mucha categoría (ejemplo Hotel Valldemossa en  Mallorca). Un hotel rural incurre en muchos gastos, debido al mantenimiento del edificio, de los terrenos de alrededor del hotel (ya que la ley exige que el establecimiento disponga de mucho terreno), se necesita mucho personal para realizar todas las tareas necesarias (en cambio el numero de huéspedes alojados es menor), etc. A demás, el precio sirve de una u otra forma como limitador de la demanda, porque si no se limita, este tipo de turismo también  se convertirá en masivo.

¿Nacionalidad? Aquí coincidimos un poco con el turismo masivo. Teniendo en cuenta que estamos en Mallorca, muchos hoteles rurales reciben una gran mayoría de turistas alemanes. Esto como hemos dicho antes, depende mucho del hotel y su situación. Pero como norma general, la mayoría de los turistas son alemanes e ingleses, que según el hotel pueden variar entre 40% y 80%. Los últimos años se ha creado mucha demanda de vacaciones en el medio rural por parte de los turistas nacionales (en nuestro caso Mallorquines, ya que poca gente de la península vendrá a pasar un fin de semana en Mallorca, por tema de la duración y el coste del viaje). En algunos hoteles, sobre todo en invierno, podemos encontrar solo turistas españoles. Finalmente, unos 20% o 30% son turistas de todo el mundo (EEUU, Canadá, Japón, Rusia, etc.).[3]

¿Qué ofrece un hotel rural, para que se deje de ir a un hotel de sol y playa, por ejemplo?

Un hotel rural consta de instalaciones y servicios que no se pueden encontrar en un hotel de ciudad o uno de sol y playa (tal y como estos tendrán instalaciones y servicios que no encontraremos en un hotel rural). Los establecimiento en el medio rural tienen la característica (posiblemente la más importante) de que están situados muy cerca de la naturaleza pura. Los edificios están integrados al máximo en el medio natural y los materiales utilizados, tanto dentro como fuera, son naturales (piedra, madera, etc.).

Otra característica esencial de un hotel rural es la tranquilidad que ofrece, primero por la situación y segundo por el tamaño y número de huéspedes que habrá. Lo que tranquiliza al cliente es que sabe que alrededor de 1 km no hay nada o nadie más (en cambio en el Arenal de Palma se puede saludar al vecino en la terraza del hotel de al lado). Además, un establecimiento rural muchas veces es muy apropiado para familias con niños, ya que estos se sienten tranquilos y seguros (hay excepciones, ya que existen hoteles que no están muy bien acondicionados para niños por tema de situación y seguridad, por ejemplo un hotel en la montaña).

En un hotel en el medio rural se pueden realizar actividades específicas para estas zonas desde senderismo, mountain bike, caza, equitación, excursiones, etc. o simplemente salir de paseo en la naturaleza en los alrededores del hotel y disfrutar del día.

La atmosfera que se siente en un hotel de estos es incomparable con ningún otro. Como he mencionado antes, muchos de estos establecimientos están ubicados en edificios muy antiguos, con mucha historia y carácter. Esto los convierte en lugares únicos, ya que cada uno tiene su propio estilo (en cambio, muchas veces nos podemos encontrar la misma o parecida decoración en los hoteles de turismo masivo, distribución de los espacios similar, etc.).

Claramente, cada uno elige donde quiere ir y para algunos las características que tiene un hotel rural podrían no gustarle y por lo tanto no iría a pasar sus vacaciones allí. Pero esto es como todo ‘cada persona es un mundo diferente’.

¿ES el turismo rural más sostenible que el turismo de masas?

Como os he comentado antes, trabajé bastante tiempo sobre mi tesis y además me gusta todo el tema de la sostenibilidad. Así que os comentaré un poco mi opinión y mis impresiones de todo lo que he leído sobre sostenibilidad.

En mi opinión, el turismo rural es mucho más sostenible que el turismo masivo. Y esto no lo digo solamente por hablar, si no que aportare argumentos y algunas conclusiones que he sacado en base a la investigación que hice para mi tesis.

Primero, la cantidad de huéspedes que pasarán por un hotel rural en un año es mucho inferior a la de personas que pasarán por un hotel de sol y playa. Esto influye en  que el establecimiento rural sea más sostenible, porque la cantidad de agua y electricidad que se utilizará será inferior. La cantidad de residuos que se producirán será mucho menor. Y además, por lo que he visto en los hoteles que participaron en mi investigación, todo se recicla al máximo (residuos orgánicos, aguas residuales que se filtran y limpian y se reutilizan, etc.) y la mayoría de los hoteles tienen sistemas de energía renovable (placas solares) y los que no tiene piensan en instalarlas.

Segundo, la situación del hotel en si lo hace más respetuoso con el medio. Todos los hoteles están integrados al máximo en el paisaje y no se abusa de la construcción. Muchos de ellos utilizan los recursos naturales que le ofrece el campo de alguna u otra forma (por ejemplo utilizan las ramas que se limpian de los árboles para calentar el edificio). Muchos de los establecimientos disponen de pozos de agua propios y sistemas de recogida de agua de lluvia, lo que ayuda en el uso eficiente del agua. Además, el tipo de edificio supone menos gastos en energía, ya que las paredes son gruesas y mantienen la temperatura mucho mejor.

En este artículo doy simplemente mi opinión sobre el turismo rural como alternativa del turismo de masas. Claramente, no todo el mundo estaría de acuerdo conmigo, pero como he dicho antes, ‘cada persona es un mundo diferente’. Por eso, dejo a vosotros elegir a donde ir para pasar las vacaciones.


[1] E. T. Bernier, R. Secall, R. García y Mª M. Rojo (2006) Estructura del Mercado Turístico, UOC Barcelona

[2] Consellería de Agricultura y Pesca (2007)

[3] S. Koev (2010) Sustainable Rural Tourism Development in Mallorca: Past, Present and Future

Leave a Reply